(Caracas, 25.11.2016, El Nacional) Los movimientos sociales en Venezuela cada día toman mayor participación ante la grave crisis que se vive en nuestro país y han tenido que agruparse para construir propuestas para la salida a  esta dictadura del siglo XXI que estamos viviendo los venezolanos.

Los movimientos sociales de distinta índole, estudiantiles, gremiales, sindicales, ong´s de derechos humanos, académicos, grupos vecinales y muchos otros, se han visto en la necesidad de coordinar esfuerzos para participar y apoyar el gran debate nacional que se ha creado en la búsqueda a una salida pacífica, democrática y constitucional al caos que se vive actualmente.

Diversas iniciativas han surgido en los últimos tiempos en la búsqueda de aglutinar esfuerzos para lograr transición democrática en Venezuela que ponga fin al horror que vivimos en estos días. Movimientos Sociales por la Democracia, Frente Amplio Social y Una Propuesta Ciudadana son algunos de los diferentes grupos que se han organizado para proponer soluciones y ser voz activa ante la crisis desde la perspectiva de su independencia como organización social o de la sociedad civil y no como un apéndice de los partidos políticos que hacen vida en el país.

Mucho se ha recorrido en Venezuela desde que Luís Miquilena lanzó en mayo del 2000 la frase “¿Con qué se come eso?” Refiriéndose al reclamo de la sociedad civil, para intentar suspender las elecciones del 28 de mayo de ese año.

Margarita López Maya, historiadora y profesora universitaria, en entrevista reciente hecha por el Lic. Hugo Prieto para el portal web Prodavinci, dice que la salida pacífica hay que transitarla en medio de una situación muy difícil, pero también reivindica a organizaciones emergentes, como las ONG y la transformación radical de los medios a raíz de las redes sociales, que pueden contribuir eficazmente a la transformación democrática del país. “Hay que abrir los ojos, porque las democracias del siglo XXI no son las democracias del siglo XX. Son otro tipo de democracias que tienen otras representaciones y otras mediaciones”, igualmente la académica agrega “En este momento estamos poniendo todo sobre los hombros de los actores políticos, que posiblemente son quienes tienen mayor robustez en estos momentos. Ahora bien, tiene que haber una articulación de los diversos sectores que hay en Venezuela: gremiales, empresariales, de los trabajadores y de los pobres. Nunca hemos tenido una representación contundente con los sectores populares. Siempre fueron cooptados por los partidos políticos. Y en buena medida también lo fueron los sectores gremiales (profesionales) y sindicales (obreros). Aquí tiene que venir un compromiso de crear una democracia más sólida, que garantice la autonomía de la sociedad civil”.

En la Declaración de principios del Movimiento Social por la Democracia (MSD), una de estas nuevas iniciativas de coaliciones, se establece que es un foro de articulación de organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales y populares, para sumar esfuerzos en la recuperación y profundización de la democracia en Venezuela que valora y estimula la diversidad como un principio inherente a la democracia. Por ello conviven en su seno iniciativas de diferentes campos que poseen múltiples miradas y diagnósticos sobre la situación del país, así como de las estrategias para mejorarla.

Movimientos Sociales por la Democracia afirma que la superación de la actual crisis, ética, social, económica, política, institucional requiere el esfuerzo de todos y es el primer paso para la reconstrucción de Venezuela, por lo que en el esfuerzo será empeñado en trabajar para atender los problemas de la coyuntura, sin descuidar, y teniendo en la mira, los acuerdos, las rutas y las acciones para promover  cambios y proyectos de fondo para el corto, mediano y largo plazo, mantendrá en todas sus actividades el seguimiento de cinco requisitos: ser civil, constitucional, pacífica, democrática y electoral, entendido esto último como la necesidad de consultar a la sociedad entera sobre los destinos del país. En este mismo sentido se entiende el diálogo y el debate como instrumentos fundamentales de la democracia  pero también  se valorarán positivamente el uso de todos los espacios  y esfuerzos que, conforme a los cinco requisitos anteriores, se impulsen para propiciar la superación de la  crisis.

Definitivamente en la unión esta la fuerza y en la medida que los venezolanos logremos articular esfuerzos para buscar una solución al caos en que vivimos más rápido lograremos la salida de la dictadura, solos vamos más rápido, pero juntos llegamos más lejos.

cnietopalma@gmail.com

@cnietopalma

Ver artículo aquí.